ejercicios espirituales en la vida corriente

Este blog va dedicado a compartir mi experiencia durante los Ejercicios Espirituales. No es la primera vez que abordo estos ejercicios y si los inicio nuevamente es sólo porque mi calidad de vida ha mejorado considerablemente por y a partir de ellos.

lunes, octubre 04, 2004

ANOTACIONES

Dice Ignacio:

" al que rescibe los exercicios mucho aprovecha entrar en ellos con grande ánimo y liberalidad con su Criador y Señor, ofreciéndole todo su querer y libertad, para que su divina majestad, así de su persona como de todo lo que tiene se sirva conforme a su sanctísima voluntad."
1. El deseo debe ser grande y la ofrenda generosa. Esto es fundamental, hacer los Ejercicios con un deseo intenso de conocer mejor a Dios, de establecer una relación con El, de intimar con el Creador. Debemos estar en la disposición de conocerlo y sobre todo, de dejarnos "afectar" por El. Es por tanto, un proceso más afectivo que racional. De tal modo que permitamos ser transformados por su afecto en nuestro afecto. Así, nuestras preferencias cambiarán y asumiremos los "ojos de Dios" al ver el mundo, a los otros y a nosotros mismos.

2. En lo que toca al Principio y Fundamento se trata de dejar que el Amor del Creador penetre en nuestro más íntimo ser. Al imaginarnos el momento de nuestra creación y experimentar la inmensidad de la bondad que nos concibió, nos sentimos amados totalmente y quizás como nunca antes. Se torna este ejercicio en una revelación de amor, como si un enamorado oculto nos dijera: "te amo y siempre te amaré."

3. En mi situación particular, sentirme amado de una manera tan inmensa ha cambiado mis perspectivas de vida. Primero es que fue sorpresivo para mi el experimentar que alguien (quien fuera) pudiera amarme de ese modo. Segundo fue, que de tanto y tanto sentirlo, llegué a creerme valioso y especial. Tercero, que este sentimiento de ser valioso (autoestima) pienso me liberó un poco para atender a otros como "especiales" también. Cuarto, fue que comencé a ver el mundo como bueno, como mi amigo, como mi auxilio y ya no me pareció tan amenazante como antes y sí como un tesoro abundante de recursos.

4. En fin, que la vivencia del Amor es liberadora, alegre y expansiva. El Amor, si asentimos a ello, porque nuestra libertad es suprema, cambiará nuestro sentir, nuestro pensar y nuestro actuar. Nos llevará a una mayor autovalía, gran alegría y desarrollo de nuestros talentos. Eso aparenta ser el deseo de Dios para nosotros. Así nos salva y salvándonos, salva a otros.

sábado, octubre 02, 2004

PRINCIPIO Y FUNDAMENTO (CONT.)

1. Decidir desde el Amor y para el Amor. De eso es que se trata todo esto de elegir para alabar, reverenciar y traer gloria a Dios. Porque a un amante creador se le hace eco amando. Se ama todo: yo, los otros y la creación.

2. Desde la óptica del amor se aclara todo. Las elecciones se hacen más claras cuando sé de dónde parto y hacia dónde voy. Si fui creado para mi bien(estar)/salvación, y si bien(estar)/salvación consiste en usar lo creado para amar(me)/salvar(me), entonces determinar qué hacer es más fácil.

3. Esto es algo muy práctico. No es un sentimentalismo. Se trata de promover las condiciones que me hagan bien a mi, a los otros y al mundo. Buscamos por tanto, unas mayor calidad de vida para nosotros, los demás y el planeta. Luchamos por mejores relaciones humanas, mayor desarrollo de nuestro potencial, incremento en la justicia, ausencia de violencia, ect.

4. En fin, que llegados a este punto reconocemos que fuimos creados para la felicidad. Que si no tenemos ésta, no es por deseo de nuestro Creador. El Plan no es nuestra desgracia. Así que demos gracias a este Creador bello, que tanto y tanto bien deseo para nosotros; que nos puso en un mundo hermoso para nuestro disfrute y que en definitiva, sólo nos quizo (y quiere) disfrutando de Su gloria.

5. Sintamos éste estado bueno de cosas. No pasemos a la Primera Semana de los Ejercicios sin haber vivido internamente tantos buenos deseos de parte de un Buen Creador.